miércoles, 25 de julio de 2012

Lo del IVA en el cine, explicado despacito

A partir del 1 de septiembre el IVA va a subir en un montón de cosas. Del aluvión de cifras que se manejan voy a concretar en el ejemplo del cine (que pasa del 8% al 21%) para calibrar el efecto de la medida

Empecemos suponiendo que una entrada de cine cuesta 8 euros ahora mismo. En algunos sitio costará más, en otros menos, pero me quedo con 8 por tener una cifra de partida

El precio "real" que fija el cine por una entrada es 7'41€. Esos son sus ingresos directos, que tendrán que compensar los gastos para que el negocio no se vaya a pique. Al mismo tiempo se cobra el IVA que va para el Estado. En este caso es el 8% de 7'41, es decir, 0'59€. Si sumamos 7'41€ con 0'59€ nos dan los 8€ que figuran como precio de venta al público. Nótese que el cine fija su precio con ojo, para que sumado el IVA quede algo redondo para no estar mareando con los céntimos

Ahora el IVA sube al 21%. Si el cine pretendiera ingresar los mismos 7'41€ que ahora, el precio de venta al público sería el 21% de 7'41€, o sea, 1'56€ para el Estado. Que sumado a lo anterior da un PVP de 8'97€. Ante esto se presentan dos opciones por parte del cine:

1) El cine repercute la subida del IVA en el cliente final. Cobrar 8'97€ es absurdo, así que redondeamos un poco por arriba y cobramos 9€: el cine cobra 7'43€ por entrada y el Estado 1'57€. A pesar de que la sala solo ha subido 2 céntimos el precio de cada entrada al público le cuesta 1 euro más y seguramente acuda al cine en menor número (la ley de la oferta y la demanda), con lo que el cine pierde dinero

2) El cine absorbe la subida del IVA y, para ello, baja el precio "real" de la entrada a 6'61€. El 21% del estado es en esta ocasión 1'39€ de cada entrada, y sumado da un PVP de 8€, el mismo que antes. Como el precio de cara al público se mantiene, la afluencia de éste seguirá siendo más o menos la misma. Eso sí, el cine ingresa 80 céntimos menos por entrada vendida que antes de la subida del IVA

En resumen, una jodienda. Y, no lo olvidemos, aplicable a la mayoría de los productos y servicios del país. ¿Si tuvieras que cambiar tus precios por el IVA, tú qué harías? ¿Subir el PVP o absorber tú la subida? ¿Susto o muerte?

2 comentarios:

El Tete dijo...

Yo hace mucho tiempo que no pago por ir al cine. Sólo voy con invitaciones y promociones. Por dos motivos.

El primero es el precio. Pagar 8 EUR yo, 8 mi señora y 8 el crío es una auténtica sobrada. Y todo para engrasar los bolsillos del productor, divo o distribuidor de turno. Va en contra de mis principios.

El segundo es que algunos cines han empezado a vender comida para consumir en las salas. No ya palomitas o caramelos, sino fuentes de nachos con queso y pizzas. Y pagar 24 EUR para encima tener a un tío atiborrándose y apestándome... Para eso me compro la peli (o me la bajo, qué cojones) y la veo en casa.

Sobre cómo afectará la subida del IVA: las salas subirán el precio, sin duda. Eso sí, a alguien que ya es capaz de desembolsar 8 EUR por una peli no le va a doler pagar 1 EUR más. Hace tiempo que superamos la barrera psicológica de las 1000 pesetas.

Amanita Faloides dijo...

Emea: ¿Cuáles son los costes de una sala de cine? ¿Qué deben de cubrir con esos siete y pico euros? ¿Qué margen quiere para sí el dueño o el accionista antes de retirar de allí su dinero y meterlo en otra cosa? De ese equilibrio no tan fácil debería salir la respuesta. Si todavía pueden reducir costes o margen de beneficio, absorberán (corrige tu "v" que se ha ido el dedo a la tecla anterior a la "b") o harán un fifty- fifty, pero si no, lo repercutirán. Y como en todos los sectores, si eso supone la muerte, antes del último suspiro siempre queda mutar o reinventarse. Hay que usar el coco, nomes sólo un ntema de Iva